Educando según el modelo de Jesús

$350.00
IVA incluido
Educar a los hijos no es solo prepararlos para la vida laboral, es formar varones y mujeres autónomos, libres, maduros que puedan construir su felicidad y sean capaces de formar comunidad.
Cantidad

  • Sitio seguro, con mas de 10 años de nuestra tienda en linea, puedes tener la confianza y garantia de comprar con nosotros. Sitio seguro, con mas de 10 años de nuestra tienda en linea, puedes tener la confianza y garantia de comprar con nosotros.
  • Entregas Entregas
  • Politicas de reembolso Politicas de reembolso
Educar a los propios hijos es una de las obligaciones, pero también uno de los derechos fundamentales de los padres de familia. Educar a los hijos no es solo prepararlos para la vida laboral enviándolos desde pequeños a la escuela; educar, es en primer lugar, formar varones y mujeres autosuficientes, autónomos, libres,maduros e independientes que puedan construir su propia felicidad y sean capaces de compartir con los demás sus logros y sean capaces de formar comunidad y vivir en comunidad. Para un padre o madre de familia cristianos, Jesús tiene algo que decirnos sobre la educación de los hijos, porque Jesús ha venido para ofrecernos vida, y vida en abundancia y plena. Esta vida abundante y plena no la quiere ni la ofrece Jesús en el cielo, sino que quiere que desde aquí y ahora vivamos la plenitud que solo Dios puede ofrecernos, porque es el único Padre bueno por excelencia.

Disco 1.
"El llamado": la vida humana es ante todo y siempre, un llamado de Dios, es decir, una vocación. No es que los seres humanos vengamos al mundo solo por una casualidad del destino, si estamos aquí es porque Dios ha pronunciado nuestro nombre desde la eternidad y al llamarnos nos invita a estar junto a él. Nada es casualidad, ser padre o madre de familia también es un llamado, una vocación, es a fin de cuentas, una invitación que Dios nos hace a ser el medio a través del cual una vida nueva se engendre, madure y se plenifique.
Seamos fieles a esa invitación de Dios para que nuestros hijos alcancen la plenitud a la que Jesús los llama por medio de nuestro trabajo de ser padre o madre de familia.

Disco 2.
"Formándolos para servir": Jesús nos recuerda que el más importante en su reino, no es el que destaca, el que tiene el poder, el que tiene las riendas sino el que sirve, el que está a la mesa para servir a sus hermanos, para poner su vida a disposición de los hermanos. Los padres de familia están llamados a ser servidores de sus hijos; de este modo, ellos aprenderán también a servir a sus hermanos y a toda la gente con la que convivían.

Disco 3.
"Autoridad que viene de la vida": Sabemos que las palabras se las lleva el viento y que, tal vez la palabra empuje, pero el ejemplo, siempre arrastrará a quienes lo vean. Jesús no es un hombre de puras palabras, no pide y exige obediencia y sumisión a la voluntad de Dios; Jesús mismo nos enseña con su misma vida cómo ser dóciles al Padre, cómo ser obedientes a su voluntad, cómo darlo todo para merecerlo todo. Jesús no es alguien que dice una cosa y hace otra; todo lo que Jesús nos pide, él mismo lo cumple y lo lleva a cabo, porque Dios Padre lo es todo para él. Imitemos a Jesús por si nuestros hijos quisieran imitarnos a nosotros.

Disco 4.
"Cuídate a ti mismo, para poderte dar": Solo quien está unido a Dios y ha tenido una fuerte experiencia de Dios, puede ofrecerlo a los demás; Jesús nos ofrece a Dios, porque él mismo tiene un fuerte contacto con él. Este contacto con Dios viene de apartarse de las multitudes, incluidos sus discípulos, para poder estar a solas con Dios. Los evangelios hablan del descanso de Jesús, pero el único lugar donde Jesús encuentra reposo y descanso es en el contacto y la comunión con su Padre Dios; si queremos comunicar esta experiencia de Dios a nuestros hijos, tenemos que imitar a Jesús en su tiempo a solas con Dios.

Disco 5.
"Evitar y resistir la tentación": La vida humana exige siempre trabajo, renuncias y empeño; pero, a veces sucede que corremos el riesgo de claudicar, de dejar todo por el camino, de abandonar las propias responsabilidades para actuar como nos parezca mejor. Jesús es un hombre que sufre la tentación y, el cristiano a diario enfrenta la tentación de abandonarlo todo, pero ¿Cómo podemos alcanzar la cima si nos rendimos ante los primeros pasos hacia la montaña? Jesús nos invita a volver la mirada y el corazón al Padre en todo momento y, si nosotros queremos que nuestros hijos sean fieles a Jesús, tenemos que enseñarles a resistir y vencer la tentación.

Disco 6.
"Somos imagen del buen pastor": Jesús nos enseña lo que quiere para el rebaño que el Padre le ha encomendado: pastos abundantes, seguridad y aguas frescas. No podemos ser a imagen de Jesús el buen pastor, si no estamos dispuestos a jugarnos todo por las ovejas; los padres de familia tenemos que darlo todo cuando se trata de educar y guiar a los hijos, porque de otro modo corremos el riesgo de perderlos o de que extravíen lejos de Dios. Preparemos la tierra para que dé fruto cuando Dios envíe su lluvia de gracias y bendiciones.

Disco 7.
"La dirección espiritual de tus hijos": Jesús conduce a sus ovejas hacia pastos de vida y los padres de familia están llamados a guiar a sus hijos hacia el encuentro con Jesús, porque solo él nos garantiza la comunión con su Padre. Solo si nos adherimos a Jesús es que podemos tener vida plena y abundante. Mientras maduramos como padres o madres cristianos, hemos de aprender a poner a nuestros hijos en las manos de Jesús, porque ninguno que se allegue a él se perderá, ninguno. Solo con Jesús podemos llegar a la casa del Padre y ser recibidos con honor.
F006
55 Artículos